I. Economía global y nacional

Durante el 2021 la economía global experimenta el llamado “consumo venganza” como respuesta a los períodos de cierre por la pandemia del año 2020, donde básicamente los hogares pudieron demandar bienes durables y se acumularon importantes ingresos vía subsidios.

El año 2022 continúa la tendencia, con un giro claro del consumo de bienes durables al consumo de experiencia, principalmente basado en los servicios. Ante la disminución de los ingresos, los hogares empiezan a apalancar sus gastos en el crédito.

Para el año 2023 y con la tasa de política monetaria al alza para controlar la inflación producto de los desequilibrios entre la oferta y la demanda, los hogares empiezan a experimentar un techo en sus capacidades de crédito, por lo que empiezan a contraer el gasto, lo que se traduce en serias afectaciones principalmente al comercio, industria y construcción.

El mercado laboral permanece estable a pesar del enfriamiento de la economía. Tras la pandemia la dinámica laboral cambió y la generación del “Baby Boom” (nacidos en los 50 y 60) emprendió su proceso de jubilación y retiro a la par del cambio de paradigma sobre el trabajo en las nuevas generaciones, lo que terminó afectando la oferta laboral.

En respuesta, las empresas emprendieron la llamada estrategia de “acumulación de trabajo”, que consiste en la retención de talento laboral para no enfrentar la escasez estructural de empleo a pesar del enfriamiento de la economía. La “acumulación de trabajo” será sostenible por más tiempo en las economías desarrolladas que en las emergentes, con lo que se espera que el desempleo empiece a aumentar con el tiempo.

Crecimiento proyectado 2023 y 2024 – Mundial, por Zonas y Colombia

Fuente: Secretaría de Hacienda de Armenia con datos EIU (2023) y Bancolombia (2023)

II. Contexto económico nacional

Los desequilibrios de la oferta producidos por los cambios abruptos que experimentaron las cadenas de suministro, sumado al paro camionero que paralizó el transporte de mercancía a nivel nacional disparó el nivel de precios. A lo anterior se debe sumar que el “consumo venganza” del año 2021 y el giro al consumo de servicios a medianos del año 2022 impidió que se normalizará el nivel de precios, lo que obligó al Banco de la República a realizar ajustes a las tasas de política monetaria, que llegó hasta el 13.25% en el segundo trimestre de 2023 y se sostiene en ese nivel.

Tasa de Política Monetaria Banco de la República de Colombia

Fuente: Secretaría de Hacienda de Armenia con datos Banrepública (2023)

Los altos niveles de tasa de interés tienen por objetivo elevar el costo del crédito del cual el consumo de los hogares ha utilizado para seguir con su ritmo de demanda. Por otra parte, también se eleva el costo de inversión de las empresas, con lo que ayuda a controlar la oferta, tratando de lograr un equilibrio entre estas dos.

Con la capacidad de crédito tocando techo y altos costos de endeudamiento, el consumo de los hogares se reduce. Esto ocasiona que el nivel de ventas de productos y servicios de las empresas disminuya, con lo que el margen de beneficio se estrecha y el ajuste no se hace por cantidades dado la disminución de la demanda. El ajuste se hará vía precios, haciendo que la inflación se reduzca de manera más lenta y por tanto, el Banco de la República decida reducir de manera más conservadora la tasa de política monetaria.

El gobierno nacional tratará de compensar los ingresos de los trabajadores incrementando el salario mínimo entre 3% y 2% por arriba de la inflación, lo que ocasionará el incremento en los costos de las empresas, lo que unido a la baja en las ventas presionará aún mas los beneficios incentivando a que se equilibre vía precios, generando que la inflación disminuya mas lentamente de lo esperado.

Adicional a lo anterior, la incertidumbre generada por la reforma laboral que claramente aumenta los costos laborales hará que las empresas aplacen sus planes de contratación, con lo que unido a la baja en las ventas y al incremento del salario mínimo, producirá las condiciones para que el desempleo que venía bajando, empiece a aumentar llegando de nuevo a los dígitos, posiblemente al rededor del 10.4% según estimaciones del Banco de la República. El crecimiento del desempleo afectará los ingresos de los hogares, lo que vendrá a reforzar la disminución en el consumo, fortaleciendo el ciclo descrito.

Proyección del PIB Trimestral de Colombia – años 2023 y 2024

Fuente: Secretaría de Hacienda de Armenia con datos Dane (2023)

III. Valor Agregado Bruto de Armenia

Para la ciudad de Armenia y dada la dinámica económica ya descrita, se estima que el Valor Agregado Bruto en pesos corrientes pase de 6.027 billones del año 2022 a 6.713 billones de pesos en el año 2023 y a 7.168 billones de pesos en el año 2024.

Dentro de la ramas económicas, las de mayor crecimiento serán la distribución de servicios públicos dada la indexación y el aumento de costos por el fenómeno del Niño, la administración pública que se convertirá en el sector que jalone la economía y las actividades artísticas por el aumento del consumo de experiencia.

Con un desempeño promedio encontramos al comercio que empezará tímidamente a repuntar, las actividades inmobiliarias como catalizador de una demanda que superará la escaza oferta, las actividades profesionales como alternativa ante la disminución de la demanda laboral por parte de las empresas y las actividades financieras y de seguros, que pese al techo que encuentra la capacidad de crédito de los hogares y las empresas y al deterioro que ha experimentado la cartera, tendrán una buena dinámica desde la tasa de interés.

Valor Agregado Bruto de Armenia – años 2022, 2023 y 2024 – pesos corrientes

Fuente: Estimación y proyección de la Secretaría de Hacienda de Armenia con datos Dane (2023)

Con crecimientos modestos encontramos la industria manufacturera dada la incapacidad de los hogares de apalancarse en créditos, las actividades agrícolas por la baja producción dado el fenómeno del Niño, la construcción por las altas tasas de interés de los créditos hipotecarios y la falta de subsidios contundentes para el sector que paralizará los proyectos de vivienda.

Si la inflación de Armenia para el presente año es de 9.0%, el crecimiento real sería de aproximadamente 2.4% para el año 2023. Con una inflación esperada en Armenia el próximo año de 5.0%, el crecimiento real sería de aproximadamente de 1.8% para el año 2024. En estos términos, la tasa de desempleo que cerrará en el 2023 alrededor del 11.8% podría aumentar al 12.8% para el año 2024.

Referencias

Bancolombia. 2023. Guía 2024. Perspectivas económicas. Dirección de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado. Grupo Bancolombia. Noviembre 2023.

Banrepública. 2023. Estadísticas Económicas. Banco de la República de Colombia. Noviembre 2023.

Dane. 2023. Producto Interno Bruto. Departamento Administrativo Nacional de Estadística. Noviembre 2023.

EIU. 2023. Global Economic Outlook. The Economist Intelligence Unit. Septiembre 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *