25/09/20. El Dane acaba de publicar los datos de PIB departamental. Para el Quindío se tiene que la tasa de crecimiento del PIB fue de 2.7%, mientras que a nivel nacional la tasa de crecimiento fue de 3.3%. Durante los años 2015 a 2017  la tasa de crecimiento departamental fue más alta que la nacional: para 2015 el Quindío creció 4.5% mientras que la nacional fue de 3.0%. Para el 2016 el Quindío creció 3.8% mientras que el país lo hizo con el 2.1% y el 2017 Quindío creció 1.7 mientras que el país creció 1.4%. Para el año 2018 se revirtió la tendencia: el Quindío creció tan solo el 1.0% mientras que el país lo hizo al 2.5% y para 2019 el departamento creció 2.7% mientras que Colombia lo hizo al 3.3%.

Esto muestra que desde el año 2015 el departamento del Quindío venía disminuyendo sus tasas de crecimiento hasta el año 2018 por un enfriamiento de las dinámicas económicas, para iniciar en 2019 una nueva etapa de crecimiento sostenido posiblemente hasta el año 2022. Sin embargo, con la aparición de la pandemia, otra va a ser la historia. El choque económico de grandes proporciones golpeará la economía hasta el punto de que la tasa de crecimiento económico de este año este en terreno negativo, muy posiblemente entre el -6% y -8%.

El crecimiento del PIB es muy importante para el departamento porque es una manera de disminuir las cifras de desempleo de manera sostenida. En efecto, bajas tasas de crecimiento como por ejemplo en el año 2008 (0.8%) y 2009 (-1.1) se presentaron aumentos considerables en la tasa de desempleo, pasando de 13.7% en el 2007 a 18.8% en el 2009. Tasas de crecimiento positivas del 6.9% y 7.6% en el 2011 y 2012 le permitieron al Quindío bajar la tasa de desempleo a niveles del 15.4%. El crecimiento del PIB del año 2015 de 4.5% le permitió el departamento ver la tasa más baja de desempleo de los últimos 14 años: 12.9%. Las contracciones en el crecimiento de los años 2017 y 2018 empujaron el desempleo hasta el 15.2%, donde se esperaba que empezará a bajar dado el cambio en la dinámica de crecimiento. Con una contracción del orden del -6% al -8% esperada para el 2020, la tasa de desempleo podría ubicarse entre el 22% y el 24% al finalizar el año. Es por esto que el reto para  la administración local, los gremios, las empresas, la academia y la sociedad civil es trabajar coordinadamente con el propósito de recuperar adecuadamente la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *