07/11/20. Según el Observatorio Económico y Social de Armenia, la ciudad se ha caracterizado por tener altas tasas de desempleo de manera permanente y prueba de ello es que en los últimos 13 años no ha bajado del 14.3%. Con esta situación, se ha argumentado de manera errónea que el desempleo es parte del desarrollo económico de la ciudad. Sin embargo, el levantamiento de datos y estudios mas profundos por parte del Dane está permitiendo dilucidar que uno de los costos producto de ese alto desempleo es la pobreza. En efecto, la ciudad de Armenia presenta los más altos índices de pobreza del eje cafetero, al acumular 34% de su población en condiciones de pobreza durante el año 2019, mientras que la ciudad de Manizales acumula el 21% y Pereira el 29%.

Fuente: Cálculos Observatorio con datos DANE (2020).

La clase pobre está igualando a la clase media.

La clase media en Armenia participa con el 37% de la población, con lo cual, por tamaño, ambos grupos de van a igualar y posiblemente para el 2020 el grupo de pobres supere a la clase media dado el choque económico del Covid19.

Si se analizan las cifras de Armenia desde el punto de vista de los hogares, se encuentra que el 27% de ellos son pobres y el 5% viven en la indigencia. En Manizales, el 16% de los hogares son pobres y solo el 2% está en condiciones de indigencia. En Pereira, el 21% de los hogares viven en la pobreza y el 2% en la indigencia.

Fuente: Cálculos Observatorio con datos DANE (2020).

Con este panorama preocupa de manera especial las mujeres cabeza de hogar y los jóvenes.

La incidencia de la pobreza en las mujeres que son cabeza de hogar es del 38%, para la ciudad de Armenia, mientras que para Manizales es del 23% y en Pereira del 30%. Para los hombres cabeza de hogar esta situación alcanza el 32% para Armenia, 19% para Manizales y 27% para Pereira.

Las limitadas oportunidades laborales están consolidando una brecha en ingreso que excluye a las mujeres del sistema productivo formal y priva a su núcleo familiar de oportunidades reales de progreso y bienestar económico en factores claves como la salud, la educación y el trabajo formal bien remunerado. Y lo grave de esta situación es que el esquema de pobreza se perpetua en los miembros de su hogar. En efecto, al tener en cuenta al grupo de personas hasta los 28 años de edad, se encuentra que el 44% de los jóvenes de Armenia vive en condiciones de pobreza.

Fuente: Cálculos Observatorio con datos DANE (2020).

En Armenia, dentro del 44% de los jóvenes pobres, tenemos que el 8% es indigente. Esa misma cifra para Manizales ronda el 3% y para Pereira el 4%.

Fuente: Cálculos Observatorio con datos DANE (2020).

La pobreza es un reto para la política pública

Esta situación solo se puede superar con una política pública de largo plazo, que vaya más allá de los cálculos y réditos políticos del gobierno de turno y que a partir de estudios técnicos serios, proponga un esquema focalizado, que permita con recursos moderados obtener el mayor impacto posibles sobre los jóvenes de la sociedad cuyabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *